jueves, 27 de mayo de 2010

Jack's eye


Yeasayer: Ambling Alp


Al final todo iba sobre el amor.


Sólo voy a decir un par de cosas del final de Lost, porque ya se ha dicho de todo y todos lo hemos leído. Uno: Quienes dicen sentirse decepcionados con la forma en la que ha acabado la serie deberían ser conscientes de que han estado perdiendo mucho tiempo a lo largo de estas seis temporadas, porque no se han enterado de nada. Perdidos era lo que se vio en esos dos maravillosos capítulos, no hay que buscar explicaciones ni aclaraciones, Perdidos se siente, no se entiende. Todos los listos y los fabricantes de teorías que se vuelvan a ver Expediente X, mejor les va a ir. Y dos: el final de Lost, como toda la serie, ha sido de lo mejor que he visto en la televisión, ya forma parte del bagaje intelectual y sentimental de nuestra generación. Después de muchos, muchos años, se seguirá hablando de esta joya.
Levantarme a las seis y pico de la mañana para ver casi en directo como terminaba Perdidos fue muy parecido a las noches de reyes de hace muchos años, dormí mal y estaba super nervioso e ilusionado. Como veis, mi parte infantil sigue muy presente, y a mucha honra!

Los pobres incautos (como Manu) que no se engancharon en su momento a la ya mítica serie, andan agobiados por tanto comentario incomprensible. Y es que hasta en el periódico hablaban el martes de lo cabreada que anda la gente con el final, tanto que hay gente absurda y descerebrada que parece que se está planteando una demanda. No sé, podían buscarse una vida o algo, ¿no? En fin, comienza la era post-Lost, a ver a que nos enganchamos ahora.

A estas alturas, supongo que estaréis igual de hartos de la crisis que yo. Cada vez tengo más claro que todo esto responde a un plan global de control universal del ser humano. Soy muy de la teoría de la conspiración y pienso que nada de esto es gratuito. Mientras crece el paro y demás, las grandes fortunas han multiplicado por tres su patrimonio desde que todo esto empezó. Mientras tanto, la sensación de que un trabajo es un regalo y una suerte más que un derecho, se extiende, así como el miedo y la sensación de inestabilidad e inseguridad, elementos perfectos de control de la masa. Estaría bien no doblegarse y ser fuertes, aunque cueste.
Hoy me he enterado de que en España hay la friolera de 42.000 coches oficiales, de los cuales, la mayoría son Audis A8, que, una vez blindados y demás, pueden llegar a valer hasta 500.000 euros. En fin, es lo que os digo, a mí todo me suena a una tomadura de pelo monumental.

En el parlamento de Cataluña tuvieron que ponerle a Chaves, natural de Ceuta, un traductor simultáneo para que entendiese el discurso en catalán de Montilla, natural de Córdoba. A estas alturas se me hace difícil discernir si en este país somos absolutamente geniales o rematadamente imbéciles.

La semana pasada la artista invitada en Siglo 21 de Radio 3 para presentar su nuevo disco y hablar sobre él, fue La Mala Rodríguez. Esta muchacha está siempre entre dormida, drogadísima y flipada de la vida. Entre muchas absurdeces y cosas directamente incomprensibles para mí, comentó que tener su primer hijo le había cambiado la vida, que ahora, por el chiquillo, si tenía que comerse una rata viva, se la comía (sic). Bonita forma de explicar el sentimiento maternal. La verdad es que estas petardas que van por la vida con la intensidad a flor de piel todo el rato, son insoportables. Escuchándolas da la impresión de que son las primeras mujeres que paren en el mundo. Si cantasen y se callasen estarían más monas.
Iba a poner de cabezera de esta entrada el nuevo vídeo de la Mala, pero me ha parecido feísimo, mejor pongo algo más apañaico.

El jueves pasado me tragué enterito (ya me vale) el aberrante programa de la Sexta, Mujeres Ricas. Después de verlo tuve que recolocarme la mandíbula de haber alucinado tanto y en tan poco tiempo. Me reitero en todo lo que dije en la anterior entrada. Si tener tanto dinero sirve para vivir como viven las desquiciadas estas, me quedo como estoy.

Os dejo un comentario que escribió Cris sobre el tema de la moda de los programas de realidad exótica, merece que todos lo leáis si no lo habéis hecho ya:

La verdad es que lo de la tv es inquietante, todo se reduce a mostrar vidas ajenas de 3 tipos:
1.- las vidas "indeseables", para que sintamos que no estamos tan mal y pensemos "virgencita que me quede como estoy". Dícese de: enfermos,desahuciados,drogadictos,prostitutas,gente en situaciones, económicas paupérrimas,enfermedades mentales ,síndromes dediógenes, ect.
2.- Las vidas deseables, para soñar que nosotros también podemos conseguirlas, y tb para pensar que se está muy bien en el punto medio de todos los extremos (miseria-frivolidad extrema).
3.- Las vidas en el extranjero: si no te gusta tu vida en España, deja de quejarte y vete de aquí. Si no eres feliz es porque no quieres: déjalo todo y encontrarás amor, aventura, salud y una vida de película, tanto que te sacarán en la tele.

Pues eso, mejor no se puede decir.

Ahora va a empezar en cuatro otro programita de este tipo sobre hoteles de lujo. En fin.


Y hoy, en la parte musical, Ambling Alp, una canción a la que estoy muy enganchado, del grupo Yeasayer, sí, es la misma del anuncio del Primavera Sound en la que explotan unas piñatas con forma de chica y de chico. Yeasayer son de Brooklyn, como no, que allí lo de los grupos molones debe ser como lo de los olivos en Jaén, que todo el mundo tiene, aunque sea uno. Acaban de sacar Odd Blood, un disco estupendo lleno de temazos como éste, muy recomendable y muy como para el resto de la primavera.
Si os suena la voz del cantante, Chris Keating, es porqueque era el que cantaba en el temaco de Simian Mobile Disco, Audacity of Huge.

viernes, 14 de mayo de 2010

Alice Glass


White Lies: Death (Crystal Castles Remix)


¿Quién vive ahí? Es uno de esos programas odiosos que veo de vez en cuando para poder odiarlo mais. Ya he dicho más veces que la Sexta me parece una cadena de televisión horrenda, aburrida y soporíferamente pretenciosa, pero tiene demoñeces como ésta que, ya os digo, veo para poder indignarme; que es algo que me encanta.

Me molesta por dos cosas. La primera es que es una especie de publirreportaje de arquitectos moñas que se creen que por haber hecho la misma casa modelna que hacen todos, que parece que las fabrican en serie, ya son la repera. Cómo muy bien dijo Miguel Ángel, mientras lo veíamos un jueves, en la arquitectura hay top models internacionales, y éstos pobrecitos son como las modelos que desfilan en el Carrefour: top models de pueblo, se creen super originales y especiales, cuando en realidad son truñescos. Todos con el mismo tostón, que si mi casa es muy luminosa, que si mi salón mide 150 metros cuadrados, que si mi piscina es alargada para poder nadar mejor, que si separo el water del resto del cuarto de baño, que si está casa está pensada para innovar el concepto de lo que es una vivienda tradicional, ¡¡iros todos a zurrir mierdas con un látigo, ¡¡que pesados!!.
La segunda razón por la que lo detesto, es por esa grosera y vulgar ostentación del dinero que parece que se ha puesto tan de moda últimamente. Me parece de muy poca vergüenza, muy poco gusto y menos estilo (que expresión más fea) eso de salir en la tele presumiendo de estar forrado y de tener esto o aquello, marcando bien lo que te ha costado cada cosa, claro; es asqueroso. Sólo los que no tienen nada más que ofrecer al mundo, presumen de su dinero.

En ese programa que comentaba, salió una señora muy raruna de Úbeda, vestida y maquillada como de madame de los años 80. Vivía en un palacio renacentista impresionante, decorado como un club de alterne de una película del Destape. En un momento del reportaje dijo que ahora se dedicaba a la videncia, pero que había sido peluquera y conductora ¿?

Hoy empezaba otro programa, más absurdo aún que éste, que se llama Mujeres Ricas; ya el título lo dice todo. Probablemente sea un desfile de mamarrachas que Dios sabe lo que han tenido que hacer para estar ahí, que piensan que por vestirse en Cavalli ya son lo más. A mi lo que me encantaría ver es un programa de pijas de verdad, de las que son tan, tan pijas, que ni se les nota, esas si que molan. Pero claro, esas no salen por la tele.

Hablando de programas de casas, a acabo de ver uno en TVE, bastante chulo, sobre gente que vive en casas tradicionales españolas, o sea, masias, corralas, casas-patio y demás. En un pazo de Galicia, enorme y con unos muros de piedra alucinantes de metro y medio de grosor, la dueña, super gallega ella, frente una cama dorada relucientísima ha dicho: “esta cama la dejé yo así, estaba en el pajar llena de purpurina, la dejé así de brillante dándole con un scotch brite”. Hay gente con mucho arte por el mundo.

La Pantoja entre rejas. Si lo ha hecho que la pague, que la enchironen, que además le va a venir de perlas. Cuando salga de pasar los poquitos meses que le van a caer, si es que le cae alguno, saca un disco, un libro y un montón de exclusivas y se forra. Además de lo bien que se lo va a pasar en la cárcel, le van a salir un montón de novias protectoras que le van a conseguir cigarros y champú a cambio de que les cante. Cris dice que va a hacer un número como el de Tacones Lejanos, pero en plan copla rasgada en chándal ¿Por qué cae tan absolutamente mal esta mujer?

SOS 4.8. Creo que de lo que más me gusta del mundo es un festival de música. Escuchando música en directo soy feliz y ya, si son dos días de no parar, imaginaos.
Una organización casi perfecta (yo no estaba en el camping), una selección de grupos rara e interesante, gente guapa y simpática, un auditorio con conciertos, cuadrillas de limpieza por todas partes y mucho personal, un parque inmenso como escenario, mucha música electrónica, precios razonables, en fin, uno de los mejores festivales en los que he estado.
La Bien Querida, The Horrors, Tindersticks, Dorian, Franz Ferdinand, Madnes, Uffie, Los Planetas, Orbital, We Are Standard, muchos djs (Alaska y el Humo Negro entre ellos), pero, sobre todo, Crystal Castles, que superaron con creces mis expectativas y que dieron un concierto hipervitaminado, loco y alucinante. Tocaron muchos temas del primer disco y bastantes del segundo, que acaba de salir y no paro de escuchar. La chica, Alice Glass, es una auténtica y genuina loca del coño, que a los 30 segundos de salir ya estaba tirada por el suelo, dándolo todo y despiporrándose un montón. La gente comentaba que iba drogada. No sé, quizá, yo creo que no, que lo que pasa es que es artistaza, porque dio espectáculo, y eso es lo que deben hacer los artistas de verdad: dar espectáculo, ser excesivos, raros y sorprender; para gente corriente ya tenemos a los empleados de banco. En ese concierto tuve claro que la electrónica es la música de nuestro tiempo, la que de verdad conecta con el sentimiento de los días que vivimos, en el futuro ésta será la música que distinga al siglo 21; lo veremos desde el más allá.

El SOS también me ha dado la oportunidad de visitar La Manga del Mar Menor, Murcia (que hermosa eres) porque el hotel donde nos quedábamos estaba ahí, cosas de reservar tarde los abonos. Creo que es uno de los sitios más feos en los que he estado, y mira que he estado en sitios horrorosos. Al menos me di el primer baño en el mar de este año, que siempre tiene algo de religioso para mí. De todas formas, y por contradecirme un poco, me encantó estar allí; yo creo que por la compañía.....

Y sin más dilación, la lista de cancioncitas ( Disco de Oihana) de Abril, que por la fecha casi, casi, Abril-Mayo, este mes más electrónica y chispi-chispi que nunca :

01. The Radio Dept.: David
02. The Pains of Being Pure at Heart: higher than the stars
03. The Drums: let’s go surfing
04. Uffie: pop the glock
05. Crystal Castles: celestica
06. We Have Band: how to make friends
07. Hearts Revolution: dance till dawn
08. Le Corps Mince de Françoise: something golden
09. Crystal Castles: baptism
10. We Have Band: love, what yo doing?
11. The Golden Filter: hide me
12. Kele Okerere: tenderoni
13. Le Corps Mince de Françoise: bitch of the bitches
14. Unkle: follow me down
15. M.I.A.: born free
16. White lies: death (crystal castles remix)
17. Crystal Castles: pap smear
18. Mecano: el amante de fuego


White lies es un grupo que sólo conozco a través de otros artistas. Primero fue la versión en directo de Farewell to the Fairground, interpretada por La Roux en una sesión en vivo de la BBC, y ahora esta remezcla de mis queridos Crystal Castles. He estado buscando con fruición algún vídeo del nuevo discazo de los canadienses, pero todavía no hay nada de nada, o sea, que, durante la espera, os dejo con este temita que no está nada mal. En su momento, ya comentaré el Cristal Castles II, que me tiene enganchado y obnubilado del todo.
De los otros, pues nada, que son cuatro, que son de Londres y que si queréis saber algo más, pinchad el título de la entrada, que lleva su correspondiente enlace musical. A mí me da perecita ponerme a investigar.