jueves, 5 de noviembre de 2009

Contrabando


Heartsrevolution: C.Y.O.A.



A estas alturas supongo que ya casi todos sabréis que desde hace un mes soy tío de un niño espectacular que se llama Carlos. Bien, pues supongo que como todos las criaturas de su generación, va a tener una documentación gráfica de si mismo brutal. Con tan sólo 30 días tiene ya decenas de imágenes y vídeos que atestiguan su corta pero intensa existencia. Si a esto le añadimos las ecografías y las imágenes en 3D de cuando aún no había nacido, el archivo visual que va a poseer de su persona se me antoja alucinante.
Sí lo comparamos con las pocas fotografías de cuando aún éramos enanos que tenemos los que hoy por hoy nos hayamos en la treintena (quien tenga alguna peliculilla en super 8 se puede considerar afortunado), resulta más que chocante.

En mi familia hay ya un claro contrabando de material gráfico del pequeño. Hoy mismo he recibido un cd, enviado por mis padres, con un montón de fotos y vídeos de la última reunión familiar. En la carta que acompañaba al paquetillo, tras una breve explicación del contenido por parte de mi padre, mi madre ha escrito lo siguiente: “tienes un sobrino que es un grillo”. Chin pón. Me encanta mi madre.


En las entradas de los jueves-viernes tengo que poner un tema de este tipo, es lo que me pide el cuerpo, ansioso de cancaneo tras una dura semana de trabajo. Me hago ilusiones pensando que quizá escuche algo así en alguno de los bares que pise mañana, aunque en realidad se que no. Yo lo pincho aquí y así a lo mejor se os contagia algo de las ganas de fiesta que tengo ahora mismo.

Heartsrevolution son una pareja de Nueva York que el NME definió como el ejemplo perfecto de grupo moderno, añadiendo que algún día todos los grupos serán como éste. En fin, por mucho que me gusten, esperemos que no. Si alguna vez habéis leído el NME conoceréis su tendencia a la exageración y a la hipérbole, cosa que a mí, particularmente, me divierte mucho. He puesto este C.Y.O.A. que, aunque tiene ya un par de añitos, es la canción con la que los descubrí y aún me encanta. Si os molan, echadle un vistazo a su disco del año pasado Ultraviolence, muy en la onda de los Crystal Castles, electrónica con tintes de punk, maquinitas con alma y rabia generacional. A bailar!!

3 comentarios:

M dijo...

pero tiene canciones de amor el disco? porque sino no lo escucho...
amor-disco

yo no tengo muchas fotos de cuando era chico... no es que ahora sea chica, es que ahora soy mayor...

mira, me voy a trabajar que estoy dormido todavia...

o!h dijo...

Muy chula la canción! últimamente estás muy maquinita tú y muy cani, que luego llevo tus discos a toda voz cuando voy en el coche y la gente me mira raro......
Claro que pa cani tú cani yo :))

norteuropa dijo...

Carlos, el otro día fue tu santo. Y la verdad es que eres reguapo. Felicidades a tus papás.
Yo conocí a tus padres cuando acababan de conocerse y, ya ves, ahora ya estás aquí. Primera cosa para aprender: el tiempo pasa muy rápido. Disfrútalo.