miércoles, 18 de noviembre de 2009

Hanna Montana china

Phantogram: Running from the cops

Este finde pasado me he quedado en el villorrio (aka Almería) por cuestiones laborales y familiares; venían mis padres. Al final me lo he pasado muy bien, porque yo, aparte de ser un hijo modelo, me lo paso pipa con mis padres. La verdad es que tuve suerte en el reparto y me tocaron unos progenitores muy simpáticos, porque para todo hay que tener suerte en esta vida, y para esto, de lo que más.


El sábado por la tarde mi madre y yo nos fuimos de tiendas, que es algo muy típicamente mariquitil (si veis a un chico de unos treinta años con su madre en un brazo y mogollón de bolsas en el otro, es que entiende seguro) y que siempre hacemos ella y yo porque nos divertimos mucho. Nos decimos lo guapos que estamos, lo bien que nos quedan las cosas y así. Yo me compré el equipito para el bautizo de mi sobrino (persona pequeña más bonita del mundo) y ella una chaqueta alucinante muy de madre moderna, que es lo que es al fin y al cabo.


Andando por las calles de Almería, mirando escaparates y criticando los estilismos de las gárrulas de por aquí, le pregunté por las pelis que había visto últimamente en el cine, porque tengo que deciros que ellos van al cine constantemente y se lo ven todo. Que si Julie & Julia, que si 500 Días Juntos, que si After, y de repente se produjo el siguiente diálogo (con mi padre asintiendo y reforzando la opinión de mi madre todo el rato):

- Ahora, la que más me gustó fue la de los nazis
- ¿la de los nazis, esa cuál es mamá?
- Sí, hombre, la de Tarantino, Malditos Bastardos, se llama, ¿no?
- Mamá, ¿vosotros fuisteis a ver eso? Pero si es muy desagradable
- Bueno, tampoco tanto, además, es una película estupenda y el que hace de malo es genial, Brad Pitt también, pero el que hace de malo me encantó, trabaja estupendamente (“trabaja” es una palabra muy de madre)
- Mamá, pero si es una película casi gore, donde cortan cabelleras y todo.
- Bueno, tampoco tanto, además son escenas justificadas dentro de la historia, tú es que eres muy impresionable.
- Mamá, de verdad que a veces alucino contigo (en este punto tengo que decir que mi madre piensa que los Gremlims es una película asquerosa y super desagradable, además de que lo pasó fatal viendo a los orcos del Señor de los Anillos)
- Bueno, hijo, las películas de Tarantino son así, ya sabes lo que vas a ver.

No daba crédito, si Quentin ha conseguido que a mis padres una película así les parezca estupenda, a partir de ya lo considero como el genio que nunca había pensado que era.

Cosillas para terminar:

- Ayer vi en la tele, por pura curiosidad morbosa, Crepúsculo. Menuda gilipollez, que cosa más estúpidamente romántica y que actores más cutres. Ella me ponía super nervioso con esa cara de “soy intensa y lo estoy pasando fatal todo el rato”, y él es lo peor que he visto en mucho tiempo. Eso sí, impagable el momento en el que él se pone al sol para que ella vea como es en realidad y la piel empieza a brillarle en plan maquillaje de purpurina de drag Canario. No me mires, dice él, eres tan hermoso, dice ella. Puag....


- Elena, que sepas que los días que quedamos para comer juntos y desahogarnos son lo mejor de la semana aquí. Me encantan y hacen que esto sea muchísimo más llevadero. Que quede constancia.


- Quiero que alguien me diga como termina Flashforward para ahorrarme el tener que ver una serie tan malérrima pero que me tiene intrigado con el dichoso fenómeno.


- Tengo una nueva ídola en Almería. Hay un super de barrio al lado de mi estudio donde trabaja una china que se viste exactamente igual que Hanna Montana. Lo cobra todo super caro, es una borde de tomo y lomo, pero no puedo evitar ir a comprarle agua y coca cola para ver sus estilismos. Hoy iba, a parte de su peinado como de emo loca, con un top negro lleno de lentejuelas y volantes en las mangas, una minifalda como de tul con volantes rosas y blancos, medias de red y unas botas blancas de vaquero hasta la pantorrilla. La adoro.


El otro día leí una entrevista con la cantante de mis adorados The XX en la que hablaba del final de las categorías musicales entre los grupos que pertenecen a la generación que ha crecido musicalmente con el shuffle del ipod conectado permanentemente. Me pareció muy acertado y estoy de acuerdo del todo. Phantogram son un poco eso, mezcla absoluta de estilos sobre una base electrónica muy noventas y muy trip-hop. Han sacado un disco llamado Eyelid Movies que bien podría ser la banda sonora de una peli imaginaria. Ellos son Josh Carter y Sarah Barthel, y vienen de Saratoga Springs (me encanta) Nueva York. Gracias Paquito por enseñármelos.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Aspirinas

Lady Gaga: bad romance


Me estoy tomando una aspirina efervescente. Para mí, la aspirina es el remedio mágico para todo tipo de enfermedades leves, a ver, una lesión medular no te va a curar, hasta ahí llego. Desde el martes me tomo una todos los días antes de acostarme ¿Por qué? Pensaréis vosotros, pues porque mi jefe llegó el otro día al estudio diciendo que tenía la gripe A y, aunque yo no me lo crea, una aspirinita a tiempo puede prevenir muchas cosas. Es casi magia según mi forma absurda y fantasiosa de ver la vida.

A parte de ser fan de la aspirina efervescente (huy, me voy al Cara Libro a ver si existe eso; aunque si existe no pienso hacerme fan de una empresa farmacéutica, que como bien dice Mercedes, son el demonio en la tierra) soy muy de la teoría de la conspiración y pienso que la gripe esta no existe, que es una invención para ganar dinero a espuertas y, sobre todo, para dominar a la población mediante el miedo. Peeero, como haberlas haylas, pues yo me tomo mi aspirinica, que además se supone que es buena para el corazón. También es verdad que Aitor siempre me decía que de haberse inventado ahora, no pasaría los controles sanitarios y no se vendería porque es malérrima para el estómago. Pero mira, yo he crecido con estas pastillitas, y bien sano que estoy.

Lo cierto es que no se bien por qué, pero nunca me resfrío, mientras que los demás, es llegar el invierno y caer como moscas en un infierno de mocos y kleenex, yo como una lechuga, oye. Sospecho que debe de ser por la alimentación. Porque a mí y a mis hermanos nos criaron a base de buena y abundante comida. En mi casa siempre ha habido obsesión por la comida sana, sana y en cantidades industriales, porque a nosotros nos cebaban, las cosas como son. Primer plato, segundo y postre en la comida y en la cena, más desayuno abundante y merienda. Exagerado, sí, pero los resultados son estupendos, salud de hierro y una propensión nula a los contagios.
Por ejemplo, sigo casi a rajatabla lo de las cinco piezas de fruta y verdura todos los días, eso es ley para mí. Y si no como bien, me da como cosilla, como que estoy echándome a perder. Mi madre hizo un trabajo de fondo muy bien hecho. Nos torturó con la verdura, sí, teníamos prohibidos los dulces industriales, la coca cola y los polos de hielo ¿?, puede parecer descabellado, pero yo lo agradezco, estoy un poco majara, es verdad, pero así y todo, lo agradezco.

Lo que puede dar de sí una aspirina, oye.


¿Qué le pasa a Lady Gaga? A ver, esta chica (o lo que sea) es fundamentalmente una mamarracha, una loca del coño en toda regla, pero como todas las locas del coño, me encanta y me merece un respetillo. Cada vez que saca un vídeo, como el que hoy pongo, monta un chocho que no te veas. Lo cierto es que está bastante chulo, dentro de la demoñez total que es, pero vamos, que esto mismo lo hace Matthew Barney y se lo exponen en el MOMA por todo lo alto.
Las canciones de la tiparraca esta son un poco cacafú, sí, pero a mí me han dado muchas alegrías de bailoteo por ahí, y cada vez que suenan en algún bar, me pongo contento. Además son super pegadizas y siempre tienen alguna letrica graciosa, como el principio de este Bad Romance (rollete chungo).
Lady Gaga tiene algo que no se si me gusta o me repele, y es esa capacidad para llegar ahí sin tener un talento especial, tan sólo una fe absoluta en si misma. No baila bien, no canta bien, no tiene cara (es imposible quedarse con su rostro, no tiene), sólo tiene esa fuerza extraña de los que quieren hacerse ver a toda costa. Ya os digo, no sé si es bueno, malo o todo lo contrario.

jueves, 5 de noviembre de 2009

Contrabando


Heartsrevolution: C.Y.O.A.



A estas alturas supongo que ya casi todos sabréis que desde hace un mes soy tío de un niño espectacular que se llama Carlos. Bien, pues supongo que como todos las criaturas de su generación, va a tener una documentación gráfica de si mismo brutal. Con tan sólo 30 días tiene ya decenas de imágenes y vídeos que atestiguan su corta pero intensa existencia. Si a esto le añadimos las ecografías y las imágenes en 3D de cuando aún no había nacido, el archivo visual que va a poseer de su persona se me antoja alucinante.
Sí lo comparamos con las pocas fotografías de cuando aún éramos enanos que tenemos los que hoy por hoy nos hayamos en la treintena (quien tenga alguna peliculilla en super 8 se puede considerar afortunado), resulta más que chocante.

En mi familia hay ya un claro contrabando de material gráfico del pequeño. Hoy mismo he recibido un cd, enviado por mis padres, con un montón de fotos y vídeos de la última reunión familiar. En la carta que acompañaba al paquetillo, tras una breve explicación del contenido por parte de mi padre, mi madre ha escrito lo siguiente: “tienes un sobrino que es un grillo”. Chin pón. Me encanta mi madre.


En las entradas de los jueves-viernes tengo que poner un tema de este tipo, es lo que me pide el cuerpo, ansioso de cancaneo tras una dura semana de trabajo. Me hago ilusiones pensando que quizá escuche algo así en alguno de los bares que pise mañana, aunque en realidad se que no. Yo lo pincho aquí y así a lo mejor se os contagia algo de las ganas de fiesta que tengo ahora mismo.

Heartsrevolution son una pareja de Nueva York que el NME definió como el ejemplo perfecto de grupo moderno, añadiendo que algún día todos los grupos serán como éste. En fin, por mucho que me gusten, esperemos que no. Si alguna vez habéis leído el NME conoceréis su tendencia a la exageración y a la hipérbole, cosa que a mí, particularmente, me divierte mucho. He puesto este C.Y.O.A. que, aunque tiene ya un par de añitos, es la canción con la que los descubrí y aún me encanta. Si os molan, echadle un vistazo a su disco del año pasado Ultraviolence, muy en la onda de los Crystal Castles, electrónica con tintes de punk, maquinitas con alma y rabia generacional. A bailar!!