miércoles, 1 de julio de 2009

Cabalgatas

Io-Echo: addicted


Podemos decir que estamos en la semana del Orgullo gay, ¿no? Por aquello de que la semana pasada fue la celebración oficial en Andazulía y este sábado es la cabalgata en Madrid; cabalgata no es un error del que suscribe, porque a lo que allí acontece no se le puede llamar manifestación, se parece más a una cabalgata del día de reyes que a otra cosa, lo digo por experiencia que hace dos años estuve allí.

En estas fechas siempre surgen la polémica y las desavenencias. La corriente oficial de los gayers, tortillers, bisexualos, transformers y en general no-heterosexuales, parece que vive estas cosas de una manera alegre y entregada, ajenos al verdadero significado que ha ido tomando el tema, esto es, dinerito güeno y negocio puro y duro. Nada que objetar, me parece bien, al fin y al cabo, es el mundo en que vivimos, y por más que te guste acostarte con alguien que tiene lo mismo que tú entre las piernas, no te escapas al transcurrir general de la vida; ni falta que hace.
Luego están las voces disonantes dentro de todo este tinglado. Son aquelles (no quiero dejar a nadie fuera pero me niego a hablar en políticamente correcto) que no se sienten identificados con la forma de celebrar este día, e incluso que dudan que haya algo que celebrar en el más radical de los casos. Evidentemente son muy mal vistos por el otro grupo, que los tacha de homófobos encubiertos, de antiguas, de rancias y de doblegarse a la imagen que los más conservadores tienen de los invertidos.

¿Y yo que pienso? La verdad, a estas alturas, como en la mayoría de los temas, me debato entre no tener ni idea y el aburrimiento más supino. No sé ni para que estoy escribiendo esto; es lo que tiene pensar que tus opiniones le pueden interesar tanto a alguien como para malgastar cinco minutos leyéndote.

Lo que si es cierto es que pensar diferente a la mayoría se castiga, y si esa mayoría es la de la minoría (que lío) pues también lo castiga, incluso con más inquina muchas veces. Está muy bien que haya un día o semana al año en que se hagan fiestas para celebrar que un día de no hace demasiado tiempo todo esto empezó a cambiar, recordar la lucha, festejar los avances y no olvidar que todavía queda mucho por andar, que aún hay mucha gente que lo pasa mal y que en muchos países, se les encarcela e incluso mata. Pero me temo que todo esto se diluye entre el ruido de la fiesta. Y es lógico, nadie quiere acordarse de cosas tristes y serias cuando está bailando, bebiendo y ligando. Pero también está bien pensar que quizá sería posible otro modelo de celebración, algo como lo que se venía haciendo hasta ahora en Barcelona (los catalanes, en muchas cosas, nos llevan mucho terreno por delante, nos guste o no).
Lo que no está nada bien es que desde dentro de un grupo de personas (odio la palabra colectivo, es demasiado Leire Pajín para lo que puedo soportar) que se supone que están juntas porque piensan y siente distinto a la mayoría, se discrimine, ridiculiza, aparte y dé de lado a los que discrepan y reclaman otras cosas.

Y es que todo este rollo viene a demostrar una cosa que muchos no quieren ver. Ser gayer, tatatatatatata, no es nada, no significa absolutamente nada, no te diferencia en realidad de nada ni de nadie. Hay gays que votan al PP y otros que votan a Izquierda Hundida, hay gays que llevan 30 años con la misma persona y hay otros que se tiran a dos distintos todos los días, hay gays pobres que no llegan a fin de mes y hay otros tipo Carmen Lomana, hay gays que no quieren decir que lo son y hay otros que no dejan pasar una ocasión de gritarlo a los cuatro vientos, hay gays negros, chinos, árabes, blancos y verdes, malos, buenos, criminales, santos, guapos, feos, famosos, desconocidos, esto es, somos gente, nada más y nada menos.

Es mentira que todos estemos follando permanentemente con lo primero que se nos pone a tiro, es mentira que seamos más sensibles, es mentira que seamos más tolerantes (las barbaridades más grandes sobre las lesbianas, por ejemplo, las he escuchado de boca de muchos maricas), es mentira que tengamos más dinero, es mentira que lo que todos queríamos era casarnos, es mentira que todos seamos de izquierdas y es mentira que todos pensemos igual. En la variedad, como siempre, está el gusto.
Si quieres salir a la calle vestido de monja con una bandera gay, estupendo, si quieres montarte en una carroza con un montón de tíos medio desnudos, estupendo, si quieres no salir de tu casa ese día y si no te gusta cómo lo celebra la mayoría también estupendo. Nadie está equivocado y todos tenemos razón ¿por qué siempre hay que quedarse con una sola cosa? ¿por qué nos gusta tanto el pensamiento único? Va a ser que los gays, lesbianas, bisexuales, transexuales y demás, somos igual de absurdos que todos los demás.



Si leéis esto habitualmente y alguna vez os ha dado por pinchar en alguno de los enlaces que podéis ver a la izquierda, quizá seáis fans, como yo, de The Face Hunter, un blog en el que básicamente podéis encontrar fotos de gente que mola y que hace un tal Yvan Rodrick por las calles de medio mundo. A mi me encanta la gente, las fotos y las pintas que saca, y me gustan mucho también una serie de mini reportajes que hace de cuando en cuando y que publica en thefacehuntershow. El último es en París, en la semana de la moda, y entre las canciones de la banda sonora, suena este Addicted de io-Echo, el grupete de hoy.
Son de California, de Los Ángeles en concreto, y tienen una imagen y un sonido a medio camino entre Siouxi, the Cure y Blondie, es decir, modernos a más no poder. A mi el tema siniestro, perdón, gótico, no me tira mucho, pero hay que decir que esta canción es muy chula. Si alguien consigue encontrarla para bajársela, que me la pase, que yo no doy con ella.

9 comentarios:

Rafael dijo...

Me quedo con esa derogación de las verdades e incluso de las relatividades, de las individualidades y de las colectividades... Caos es el que es, así, única verdad cierta.

Por cierto, apunta esta para nuestro bar virtual...

Muacs!

elenovari dijo...

ya se que me desvio del discurso principal , pero CARMEN LOMANA!!!!!. No la conocia, que descubrimiento Dani. Sin palabras.
Y con respecto a los topicazos que mencionas al final me quedo con el himno de ese grupazo que deberias poner en este post, sin desmerecer a tu eleccion, "ojete calor" y su hit "0.60". Por si no lo conoces adjunto link http://www.youtube.com/watch?v=80AvBcggCnY

angelpop dijo...

Uy, es verdad que estoy follando permanentemente con lo primero que se nos pone a tiro, es verdad que soy más sensible, es verdad que soy más tolerante, es verdad que tengo más dinero, es verdad que quiero casarme, es verdad que soy de izquierdas y es verdad que pienso igual que todos, no tengo personalidad.

Bromas a parte, queda mucho aún por solucionar, y esa es la idea que tenemos que entender y llevar a cabo. La normalización. Todo lo demás es puro teatro, un teatro maravilloso, de plumas, tacones y siliconas...

Arriba la pestaña postiza!

o!h dijo...

Ummmm, compliado. Es verdad que el 28J tiene ya a estas alturas un componente consumista, institucional y de pose que no mola nada... pero eso no le quita el espíritu que tiene, y cuando estás rodeado de tanto marica,bollo,trans,bi y todo lo que se te ocurra en mitad de una calle a la luz del día... pues emociona. Emociona porque no todos somos iguales, está claro y menos mal, pero compartimos algo en común que queramos o no marca nuestra forma de ser. No es lo mismo ser norteamericano o del congo, todos somos personas vale. No es lo mismo que te peguen en el cole por tener un plumazo que no puedes esconder a que no lo hagan. O que te vayas de viaje a Iran y que termines apaleado por la poli...por maricón. Entonces: que el día del orgullo tiene cosas que no molan... pues reinventémoslo, recordemos que nos matan aún en muchos sitios, y en nuestro propio país hace 40 años, y hagamos algo con ello. ¿Un desfile? Es lo bonito que tiene la cultura lgtb, que es diferente, que encara las cosas con humor y llena de plumas, que es vitalista y se sobrepone por encima de todo... ¿para que hacer una marcha silenciosa si podemos expresar lo mismo con una sonrisa en la cara? Viva el orgullo hombre, el que sea, el improvisado o el institucional, buenos son.

Sobre que ser gayer no implica nada... pues creo que te equivocas. “Serlo” en concreto no sé lo que implica, pero moverte en un mundo gayer sí implica mucho. Tenemos otras estructuras de relaciones sociales, tanto en las parejas como en las amistades, en nuestras relaciones con los géneros, en la socialización con el resto del mundo, cuando viajámos, cuando hablamos etc. Todo eso somos nosotros. Y no sólo por ser lgtb, está claro que somos mucho más que todo eso, pero eso nos influye mucho, mucho....

Y por último y ya me callo. Con lo a favor que estoy de las asociaciones, colectivos y todo lo que implique que la gente se una por una causa (para bailar por ejemplo, quiero una fiesta ya), pienso que el movimiento lgtb se está estancado en algunos sentidos, se aproxima demasiado a conseguir una reproducción del mundo hetero tal cual, a la normalización, a institucionalización, aún le queda homofobia, bifobia, lesbofobia y tranfobia.... necesita un revulsivo, y tenemos que dárselo, hay que hacer política, mucha, de la de a pie de calle, de la de gritar y sacar la pluma a pasear.

Ea.
Besitos.

M dijo...

un tema complicado, amigo mío... y aquí has tenido la respuesta de O¡h, muy en la linea de lo que siempre hablamos (o hablabamos, porque no se si tengo que usa ya el pretérito imperfecto).
hay algunas cosas en las que te doy la razón, pero también pienso en por qué te doy la razón, y eso es lo que más me ronda la cabeza, ¿te la doy por egoismo?, ¿porque pienso igual?, ¿porque yo no quiero pertenecer a algo que de per se, no me sale, o más bien me cuesta, o no lo se?
Yo vuelvo a decir que quiero ser "yo", y que eso me cuesta mucho, pero no solo me cuesta a la hora de acostarme con una persona, o de tener una relación, o de ir de la mano con mi pareja, o el de besarme o lo que sea... me cuesta a la hora de comprar, de pensar qué quiero comer, si como lo que me gusta, si duermo lo que debiera, si escribo... que ya no lo hago, si pinto... que mucho menos, qué quiero hacer con mi vida, ¿estoy contento con lo que hago?, ¿vivir fuera es la vida que quiero tener?, ¿es posible olvidar a alguien con quién ya no estás?, ¿tengo derecho a enamorarme, o más bien, me doy ese derecho?, ¿quiero ser sincero o gilipollas?... son mucha cosas y no pararía, el comentario se convertiría en post.
Para mi todo eso es importante, ¿y ahora le sumo mi sexualidad?, me uno a un grupo de ¿qué?, ¿a quién?, ¿a los que no han vivido en una familia como la mía?, ¿a los que no han ido a un colegio como el mío o han tenido una infancia como la mía?, ¿a los que no han tenido las relaciones que yo he tenido?, ¿a quién?, ¿me meto en el grupo de "gay" y acepto todas las condiciones, sin dejar nada al azar, o a lo que pueda decir en mi vida?, ¿se lo digo a mis padres y a mi familia porque ha de ser así, porque es una forma de sentirte orgulloso, cuándo hay miles de cosas (como las citadas anteriores) que tampoco les he dicho?....
No lo se. El día de orgullo es necesario, es bueno, es... no se, son muchas cosas, sean en silencio o en una cabalgata (porque si que parece una puta cabalgata), para que los demás vean, para que se recuerde, para reinvindicar, para hacerse visible...para cualquier cosa. Me voy a poner un día que sea el "día M", mi día, un día en el que intente luchar por esa persona a la que tengo que querer, respetar, contar cosas, ser sincera, sacar... YO. Y me haré una fiesta, y me leeré lo que sea, sobre mis derechos, sobre mi evolución...

Bueno, ya me enrrollo demasiado Dani.
El grupo? pues no lo voy a escuchar, que lo sepas, porque no me gusta el estilo, y odio a Bjork, que no viene a cuento, pero tengo que decirlo, porque yo soy: así.

norteuropa dijo...

Ojalá pudiera curarme, joo...

Beatriz dijo...

a mi lo que me gusta es q la gente sea auténtica, se acueste con quien se acueste y las veces que quiera. con respecto a la cabalgata, pues como todo...acabará siendo otra peregrinación rociera, con plataformas en vez de alpargatas de esparto...las esencias de las cosas acaban perdiéndose a medida que crece la fiesta.

Angela dijo...

Yo estuve contigo en la de hace dos años en Madrid ¿Te acuerdas??!!! Estoy totalmente de a cuerdo con lo que dices, lo expresas genial.

Un beso

Anónimo dijo...

Tu castellano es realmente extraño...