lunes, 22 de junio de 2009

Éxodo


Passion Pit: sleepyhead

Hace poco hice una entrada sobre el anuncio de H&M y la colección de Mathew Williamson, os acordaréis, supongo. Se me olvidó contar que fui a Sevilla y busqué la ropa del diseñador y, Madre del Amor Hermoso, que horreur, eso no era ropa, era ropichi, no se salvaba nada de nada. Bueno, una camisa que se provó Rafa, rollo hawaiano, pero por probarse algo, vamos. Esto, no hace más que reafirmarme en mi postura, el anuncio era estupendo, engañaba a la perfección.


Hace dos fines de semana también estuve en Sevilla, ahí, a la fresca. A mi el calor me importa un nardo, me gusta más el frío, pero me da igual, el secreto es ir de tienda en tienda, de cafetería en cafetería y de restaurante en restaurante, de museo en museo y tiro porque me toca; es decir, existir solamente en espacios con aire acondicionado. Cuando cae la noche se arroja uno a la calle, como si de un vampiro de los que están tan de moda se tratase y santas pascuas. Además, admitidlo todos y todas, con el calor se pone uno calentorrillo, la gente anda por las calles como perretes buscando tema, el sexo es más húmedo y más guarro (que es cómo debe de ser) y las líbidos se disparan. El calor es porno, el frío es romántico, a cada cosa lo suyo.


Ahora que, por razones que ya todos conocéis, voy más a esta ciudad, he tenido tiempo y una nueva oportunidad de redescubrirla. Verla a través de los ojos de alguien que la conoce muy bien me ha permitido reafirmarme en la impresión de la experiencia estética que es Sevilla en sí misma, porque es fuerte, fuerte, además de alucinar un montón con lo extrañísima que puede llegar a ser. Más que una ciudad, Sevilla es otro planeta.

Y este finde pasado tocaba Granada; como podéis ver, Andalucía no tiene secretos para mí, no paro de recorrerla, de arriba para abajo todo el santo día. A ver, una cosita tengo que decir, en Granada a estas alturas del año, sólo es humano estar entre las 10 de la noche y las 10 de la mañana, el resto del tiempo lo único sensato es huir, la gente debería abandonar Granada en verano en plan éxodo de película de catástrofes; en estos dos días ha habido veces que pensaba que me moría, los pájaros caían de los árboles fulminados (y no es una coña). No lo pude aguantar más y el domingo me vine por la mañana a Almería, donde corría una brisita marina que hizo que volviera a pensar que el mundo es bello.


A parte de experimentar el calor justiciero, que hace que si sales a la calle a una hora imprudente te de la impresión de estar dentro de una secadora gigante que te está chupando la vida, también estuve con Elena, que me regaló las preciosas zapatillas de las que os hablé en la última entrada. Vistas en directo ganan muchísimo, son geniales, tanto que, estando en el Botánico tomando un café, con las susodichas encima de la mesa, los modernos se nos acercaban a interesarse y preguntar de donde había sacado esa maravilla. Repartimos servilletas a troche y moche con la dirección de la web de Elena, yo os la recuerdo aquí pa que le encarguéis cosas, hay que apoyar el talento y las buenas ideas.


También estuve en el Kinépolis, habitat natural de canis con aspecto de aeropuerto, para ver Los Mundos de Coraline en 3d con mi novia fake, Oihana (Nos vamos a alquilar un piso en el centro de Granada para hacer fiestas y tenerlo en plan rincón de relax, rollo desahogo). La peli en cuestión nos costó 8,20 leuros, y la verdad es que no pienso volverlos a pagar never more. Las gafas me las tuve que poner encima de las mías y, con esta naricilla que Dios me ha dado, se me caía el equipo todo el rato. Además me lloraban los ojos y los efectos en tres dimensiones no los veía del todo bien, borrosillos, un poco fiasco. Coraline está bien, sin más. No voy a decir que es muy siniestra y esas cosas que ya lo dice todo el mundo. Yo en las pelis de stop motion no paro de pensar en la trabajera que tiene que ser hacerlas, ahora mueve un dedito, ahora un pelito, que pereza.

Y mañana empiezo la jornada contínua, de 8 a 3, en el horario que debería de tener todo el año si esto fuera un país medianamente lógico y moderno, y no lo que tenemos, en lo que lo único que cuenta es echar horas como un idiota para que tu jefe te vea delante del ordenador y se quede tranquilo; que trabajes ya importa menos. Pienso ir a la playa todas las tardes que pueda, a la del Zapillo mientras no tenga el coche, que las playas urbanas y los paseos marítimos tienen un encanto especial y raro, como de verano de toda la vida, nos gusta.

Passion Pit me tienen absolutamente enganchado. Es uno de los grupos que me ha descubierto Last Fm, gran herramienta para los que ansiamos continuamente nuevos objetos de colección musical. Son de Massachusetts, practican una electrónica mezclada y fusionada, llena de ruidos y de voces que me pirra y acaban de sacar un disco estupendo titulado Manners. Esta canción además, tiene esa gran baza del falsete, que es algo que siempre gusta. Un nuevo descubrimiento para mi colección de favoritos.

9 comentarios:

angelpop dijo...

Ay Danielito. El sábado estuve en "laboratorio" un antro temible y horrible, con dueños absurdos. lo mejor fue que pinchaba Roberta Marrero, y se hizo una sesión magistral. Me acordé de ti.

Y "La Sueca" otro sitio maravillo, donde pincha Algora.

Deberias subir a Madrid, no es por nada.

p dijo...

... con la fiambrera y el tupper, lleno de filetes mpanaos y cerveza, oiga.

norteuropa dijo...

jejeje, como experto en países nórdicos me remito a mi tesis doctoral "El frío y el polvo guarrón", capítulo 8, pags. 2223 y siguientes, para afirmar que el frío no es romántico en Escandinavia. Allí con esas calefacciones centralizadas, todo el mindo anda medio en bolas por sus casas. El frío sólo es romántico en mi casa de Granada en febrero, que parece sacada de Dickens o de la Boheme. ¡Desde aqui reclamo calefacción!

Rafael dijo...

Aish! Y yo sin aire acondicionado y con truquelis para conseguir que esta casa se airee... Espero volver a ser una persona normal cuando pasen estos días aciagos de encierro y estudio... Tengo ganas de más tiendeo. Disfruta tu esas tardes ociosas por mi!

Muacs.

Anónimo dijo...

ya sé que no tiene ná que ver pero....es que nadie va a comentar el trágico final de uno de los partícipes del más G-L-O-R-I-O-S-O de los programas de ésta nuestra televisión??
Daniel El-Kum nos ha dejado, no digo más
Besos!!

el_aviador dijo...

Anónimo del último comentario, seas quien seas, mujer, hombre o planta, que sepas que soy fan tuyo desde ya!!!!! Se ha muerto este señor?? Oi, que cosas, la verdad es que muy buen aspecto no tenía, eh?

angelpop dijo...

Dani, se tiro desde su balcón, agarrado a su perro. Parece ser queprovocó incendio en su casa... Andaba mal de la azotea, parece ser.

M dijo...

Yo también vi la colección de este señor en H&M, lo mismo la ponen en las rebajas, a 2x1, te compras dos prendas del tio y te regalan una hostia... por hortera.
Y ya no digo más!

Alejandro Muñoz Mateos dijo...

Ottia!!! que fuerte lo de Daniel El Kum, realmente él a mi ni fu ni fa, pero que se muera de esa forma, además con su perrillo en brazos....., puf, parece el guión de una película mala española.

Por cierto, cuantos muertos famosos hay ultimamente, no? Parecerá una chorrada, pero con cada uno que se va me veo un poco más viejo. Se va mi juventud acompañada de mis mitos.