miércoles, 13 de mayo de 2009

Unos brazos muy largos y unos ojos muy azules

Fryars: Olive eyes

Todavía me acuerdo, al volver a verla muchas veces, de cuando la conocí. Estaba poniendo copas detrás de una barra de un bar de Pedro Antonio, con música de los Smiths de fondo, es de lo poco decente que puedo escuchar aquí, creo que fue la primera frase que me dijo. Desde ese momento han pasado algo así como diez u once años, sí, tiene mucha razón cuando dice que el tiempo pasa demasiado rápido; algo que le trae un poco de cabeza últimamente. Y es lo que yo le digo, ojalá pasase el tiempo para todo el mundo como para ella, que cada vez está más guapa y más estupenda.

En todos estos años hemos aprendido a conocernos y sobre todo a querernos, y eso que nos ha costado lo nuestro. No porque no hubiera desde el principio una conexión que los dos sentíamos más que manifestábamos, si no porque para eso somos demasiado del norte, fríos por fuera mientras nos derretimos por dentro y nos comen las ganas de decir todo lo que queremos a quien tenemos delante. Pero bueno, eso era antes. Ahora, y desde hace ya tiempo, no paramos de decirnos lo que nos encantamos el uno al otro, y eso es bonito, bonito y necesario, que hace mucha falta que quien tienes al lado te mire, te abrace y te diga que está ahí y que te quiere. Los dos estamos muy a favor de la verbalización, en parte porque somos muy loros y en parte porque lo necesitamos; que suerte habernos encontrado.

En todo este año pasado, en el que han cambiado tantas cosas para mí, en el que he visto como parte de mi mundo se tambaleaba y en el que he tenido que ir reconstruyendo poco a poco casi todo a mi alrededor, ella ha estado siempre ahí, en los momentos más difíciles y en los más fáciles, pero, sobre todo, y me da igual que suene frívolo porque no tiene nada que ver con eso, en las noches, en las fiestas, en los bares, en las borracheras, en los bailes y en el pequeño nuevo mundo que los dos íbamos descubriendo de la mano. En todo este tiempo nos hemos conocido mucho mejor, nos hemos contado muchas cosas, nos hemos esperado y reencontrado casi cada fin de semana, pero sobre todo, nos hemos reído y divertido, y ella lo sabe porque ya se lo he dicho muchas veces, pero ha sido importantísimo para mí. Si echo la vista atrás hacia todos estos días pasados, siempre me la encuentro a ella, a mi lado, riendo y bailando, dispuesta a seguir y a acompañarme a donde hiciese falta.

Hoy Oihana cumple 30 años, y lo mejor está todavía por venir, porque, al menos para mí, la treintena está siendo maravillosa.

Oihana, que te quiero mucho, que lo sabes pero que te lo digo para que lo sepas más aún, que quiero seguir yéndome de fiesta contigo mucho más y de paseo y de viaje todos los veranos y a comer y cenar por ahí y de tiendas y a ver las finales de Fama y ganar la porra y al cine a llorar como posesos y comunicándonos por Lastfm, por blog y por lo que haga falta, y a muchos conciertos y de todo. Guapa!



A Fryars los conocí porque una noche Ángel, que había ido a ver pinchar a Algora en un local de Madrid, me robó la lista de canciones que habían sonado esa noche. En cuanto me las mandó, busqué las que no conocía en el emule y me las bajé. Me encantaron todas, pero Fryars fue todo un descubrimiento. Y esta canción lleva un par de días en repeat en mi ipod. Como me gusta el inglés del cantante.
La música siempre va unida a momentos, buenos o malos, y se contagia de las sensaciones que vives mientras la estás escuchando. Y como ahora estoy en un momento muy bonito y muy de que voy flotando a todos lados con la sonrisilla incorporada, me encanta pensar que esta Olive eyes me va a recordar siempre a estos días tan especiales.

Una vez escuché en una película muy tonta que los chicos decimos lo que sentimos con canciones, y al menos en mi caso es verdad. Oihana, tenemos muchas canciones y muchas noches por delante para bailarlas todas. Ah! Y muchos cds de recopilación mensual, por supuesto.

6 comentarios:

Rafa dijo...

Cosas tan bonitas dicen tanto de Oihana, a la que le mando todas las felicidades que quepan en este mensajes y unas pocas más que se quedan para cuando la vea en persona, como de la persona que las escribe... Y eso me gusta mucho.

Un besazo para Oihana y para ti también ;)

o!h dijo...

Emocionada y con la lagrimilla al borde, así me has hecho empezar los 30. Sí, porque son la 1 de la madrugada (y que hago en internet y no en la cama?ains...).
Gracias cielo. Gracias por el post, por tus palabras. Estas cosas las hemos hablado muchas veces, pero ver todas esas frases seguidas y juntitas, emociona. Te quiero Dani, ya lo sabes, y voy a serguir haciéndolo y bailando y llorando y millones de cosas contigo.

Ya tengo treinta!!!! jor... veintidiez.

o!h dijo...

gracias Rafa!cunado nos veamos te invito a unas cañitas de cumple

angelpop dijo...

Qué suerte de verdad de poderte tener cibernéticamente. Eres un gusto de persona, de tener a ChicaOh, y tanta otra gente que te respeta y te quiere. Hoy has vuelto a emocinarme y eso que no es mi cumpleaños. Qué gran amigo y qué fácil es bailar contigo y hablar contigo, Gracias por existir, y por dejarme pertenecer a ese mundo tan bonito que poco a poco vas creando.

Y afortunado me siento de que te gusten FrYars, son como tu. UNICOS.

Alejandro Muñoz Mateos dijo...

Treinta soles es lo que tú tienes, más que guapa!

Cristina dijo...

Q entrada tan bonita. Er Dani tiene mucha razón siempre estás ahí para todos, eres un AMORRRRRRRRRRR!!!Felicidades cibernéticas! q ganicas de celebrar tu cumple y el de Alex tos'junticos!

Felicidades againnnnnnnn!!!!!
besazooo!