miércoles, 18 de marzo de 2009

Todo el día performando



Royksöpp: happy up here


El otro día recibí un sms de mi hermana Cristina que decía lo siguiente: estoy en una exposición en mi facultad (estudia Bellas Artes) y hay un tío que tiene montada una especie de performance en la que se escucha algo así como un rap que repite todo el rato "España huele a culo", estoy por pegarle.

Cuanta genialidad en tan pocas líneas. Por un lado la genialidad de ella, que me la imagino indignadísima ante tamaña mierda, por otro, la del autor del aborto que debía de ser el tal fenómeno. Él, por ser un muso total de la cutrez, seguro que se cree artista, pobre, por apuntarse a Fine Arts no se es artista, la fama cuesta y se gana con otras cosas y no con truños de ese tipo.

Contándoselo luego a Jóse, que me entiende muy bien estas cosas, me relató otro suceso que yo sí calificaría como un acto performativo y verdaderamente genial. Iba él pasenado por Almería, camino de casa de una amiga, cuando se cruza con unos niños pequeños que jugaban en la calle. Eran tres, dos niños y una niña gordita, con chaquetilla de punto rosa y felpa a juego. El mayor de los tres perseguía a os otros dos haciendo como que les atacaba, cuando los tuvo acorralados, la niñita le dice: No, no, espera, que todavía me queda utilizar mis poderes. Y haciendo un gesto como el que hacía Goku en Bola de Dragón al utilizar la onda vital, le grita: ¡¡¡¡¡Por el poder Drag Queen!!!!!, para luego añadir: ¡¡¡¡¡y además, por el poder boooooomba!!!!!, al más puro estilo King África.

Maravilloso, no tengo palabras, eso sí que es arte contemporáneo y no la mayoría de las tontás que se paren hoy por hoy en las falcultades de Bellas Artes de España. Muchos deberían salir más a la calle con los ojos y las orejas bien abiertas. En la callé siempre ha estado, está y estará, el mayor despliegue de arte al que podamos asistir.


Royksöpp acaban de publicar nuevo disco, Junior, con este single como primer hitazo. Y digo primero, porque el álbum está lleno de cancionzacas cómo sólo ellos saben hacer. Esta vez recurren a muchas voces femeninas y nórdicas, como la de la inquietante Karin Dreijer Anderson (The Knife, Fever Ray) o la de Robin, en uno de los temas más estupendos y, por ahora, mi favorito, The Girl And the Robot. Además de mucho corte muy bailable, la típica atmósfera Royksöpp, emvolvente y ultra elelegante. Todos los clips que vayan sacando los pincho aquí, como está mandao.

6 comentarios:

o!h dijo...

Absolutamente genial la niña, acabo de recuperar la fe en la humanidad.
Qué buen humor me ha entrado así por la mañana con tanta performance y con esta canción de viernes!

Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Beatriz dijo...

Para performances las que veo yo en mi minipueblo de adopción, Cútar. la mujer del dueño del bar, el del trueque tele-gallina, a soltado esta perla convencida, ante los reproches de su señor esposo:
"Ay paco, yo mihma me daba una paliza"

Lo que disfrutaríais algunos por aquí...

Alejandro Muñoz Mateos dijo...

No comment:

http://www.youtube.com/watch?v=CwK0o_B3RjY

M dijo...

mi queridisimo aviador... mi ordenador va a su bola, se apaga, se enciende, hace lo que quiere... ha decidido tener personalidad y amargarme la vida, así que ya no sé si post que te voy a comentar, pero yo hablo, que me gusta...
He escuchado una canción de la bien querida, y me ha gustado, me ha gustado mucho, supongo que me gustan estas canciones, que como tú decías también, hay canciones que activan el interruptor de la melancolía y te dejan un poco..."ahí". Mi interumtor está como mi ordenador y muchas veces me da la sensación de que mi vida se ha transformado un poco en eso, y no lo digo con pena, ni con tristeza, ni con nada... es como vivir otra vida, en la que te sientes bien, eres feliz, tienes tus cosillas, mayormente positivo... no se, diferente, pero el interruptor se las da por encenderse en cualquier momento, en los momentos que menos... pues que menos.
Hace mucho que no escribo, pero mucho, tampoco dibujo ni hago fotos, de vez en cuando me paseo por Praga y grabo imagenes, pero ni las edito ni se las enseño a nadie, no se si no quiero activar el interruptor, vaya que se me descontrole todo y eche más de menos lo que no he de echar de más.
:)
Pero que todo muy bien, de veras... se me ha encendido el interruptor y te he echado de menos.

pd. que curioso, la verificación de la palabra es "person", no sé ni qué pensar, pero se me ha clavado una sonrisa en la cara. :)

oscark dijo...

Como te acuerdas de tantos detalles?????? Felpa rosa a juego y eso que ni siquiera la viste tu...!!!

Yo también tengo eso de que os echo de menos y tal...;)