miércoles, 17 de diciembre de 2008

Una Carrie cualquiera



Lily Allen: The Fear

Hoy por la tarde no he ido a trabajar, he estado en una asamblea en el Colegio de Arquitectos en la que se votaban los presupuestos para el próximo año y en la que se presentaba nuestro nuevo número de la revista ARV. A parte de que ha sido tristísimo y deprimente ver como todos se peleaban como porteras por motivo, como no, de las perras para el año 2009, estar allí ha sido como una especie de sueño-pesadilla(como feo-guapo o güeno-malo, viva la duplicidad!!).

A la entrada de la sala donde se celebraba la asamblea había dos pilas enormes de revistas, de las que todo el mundo iba cogiendo su ejemplar. Dentro, me situé detrás para poder observar bien todo el cotarro y resultó fascinante y horroroso al mismo tiempo ver a todo el mundo hojeando y leyendo lo que llevamos haciendo todos estos meses, me daba la impresión de que en cualquier momento se iban a volver hacia mí y me iban a tirar las revistas a la cara; en plan taponate-taponate!! como a una Carrie cualquiera. El anonimato tiene sus ventajas, y como casi nadie sabe quien soy, sólo se me acercaron unos cuantos a hablarme del tema. Lo que a mi me importaba, que era que se aprobasen los presupuestos para el año que viene, salió bien, con lo que nos aseguramos un par de números más de ARV, que el Jose y el menda tienen mucho dentro para dar, a parte de amor, claro.

Cuando salí del tema este, harto de tanto arquitecto junto, que da un repeluco que no veas, como estaba contento, decidí comprarme algo para celebrarlo; es lo que tiene estar educado en una sociedad consumista, que el gastar nos relaja y nos divierte a la par. Me hacía falta una mantica para el sofá, o sea, que me fuí al Casa, que tienen cosas muy chulas y muy baratas, más cuando la tienda está a punto de cerrar y todo está cuasi regalado. Buscando, buscando me encontré con una manta de pelo negro, con forro por dentro y con unas dimensiones que me venían que ni pintadas, me la quedé pa lo mío. Una vez en casa abrí el paquete y la extendí sobre el sofá, me di cuenta de lo que había hecho, ahora parece que hay un gato negro muerto en mi salón; un gato muerto muy calentito, eso sí.

¿Por qué la gente piensa que el mundo se acaba en Navidades? Estoy hasta arriba de trabajo y este finde me toca pringar enterito, luego seguro que en Enero me paso el día mirando como me crecen las uñas. Menos mal que el miércoles ya no voy al estudio y me esperan 15 días enteros de holidays ¡Viva la Navidad!

A ver, Lily Allen es una chanera, ¿vale? No hay más que verla. Pertenece a esta generación de artistas que se han hecho famosos vía myspace (que anda más bien renqueante el pobre) y que luego se les ha subido un poco a la cabeza. La demoña esta, como buena cani que es, fue hacerse famosa y empezar a soltar lindezas por la boca, ni que ella fuera gran cosa, la verdad, es una calorra de barrio con pelas que hace cancioncillas más o menos graciosas. Punto. Eso sí, esta le ha salido temaco, temaco, las cosas como son. No entiendo muy bien el momento crítica anticonsumo y antifama de la letra, porque ella es un poco eso, pero vamos, mucho menos entiendo el vestido, que peor no le podía quedar.

5 comentarios:

norteuropa dijo...

"Sal de mi mente.... (y no es gatito)" (Chris Griffin).

Me encanta el gato guitarristaaaaaa!

Por cierto, siempre he tenido ganas de alabar a esa máquina (o a la mente que la programó)que elige una palabra al azar que tienes que escribir antes de publicar un comentario.

La palabra de hoy es RECILISO.
Cuánta belleza hay en la red.
Desde aquí, gracias al programa de verificación de palabras de blogspot. Me emocinais.

o!h dijo...

jaja, jóse la mía de hoy es “aunipsis”, te la regalo que yo no la quiero :))

Es verdad que parece que en navidad se acaba el mundo. Como diseñadora gráfica estas fechas son días de hacer banercillos con gorros, bolas de nieve, anuncios de buen espíritu... en fin, qué le vamos a hacer. Mi trabajo es dar una solución visual a este mundo consumista, mentiroso y alocado. Ea, es lo que hago. ¿Qué penica no?

carmel dijo...

te propongo un reto, sigue el enlace, va en serio, es divertido

Beatriz dijo...

me troncho con los osos amorosos...muy gay. por mí como si de noviembre pasamos a febrero directamente. la gente es una agonía en estas fechas, que jaleo de mamelucos, por dios.
mi palabra mágica es "comsh"...a mi tb me deja esto cuajada, jose.

Nat dijo...

Me encanta esa cancion de la Lily Allen....la unica de ella por otra parte que merece la pena ser escuchada...aun tengo pesadillas con la de Alfie...