miércoles, 19 de noviembre de 2008

Vamos al amor





Mystic: Ritmo de la Noche

Ya, ya, lo se, este vídeo es demasiado demoño, incluso para lo mío, pero su presencia aquí tiene su explicación y su aquel. Bueno, tiene en realidad dos explicaciones que vienen a ser la misma.

Cómo ya he contado otras veces (me repito demasiado) llevo una temporadita de mucho trabajo, porque el primer número de la revista está a punto de salir y es un curre que no te veas. En este spring final, durante las últimas semanas, cuando acabo en el estudio, nos vamos José y yo a mi casa al temita revistil. En una de éstas, escuchando música, sonó la versión de Ritmo de la Noche que han hecho Klaus & Kinski, mi nuevo grupo favorito; murcianos para más inri. Claro, le encantó, y nos acordamos mucho de la original, que nos marcó mucho a los dos en su momento.

Hablamos sobre la felicidad que transmite esta canción, con su punto de nostalgia imprescindible para que evoque este sentimiento, sobre los estilismos imposibles de la cantante, con ese top de croché marca-tetas, ese vestidichi de topos a juego con el abanico y esos guantes de colores y plumas combinados con ¡¡ bañadores !! como los que se ponían las chicas de la época para ir a la playa; sobre los maromos de detrás y sobre esos efectos visuales tan indescriptibles. Pero sobre todo, estuvimos de acuerdo en lo maravilloso de la frase: "Vamos al amor al ritmo de la noche" que resume todo lo que deseamos en la vida y que queremos que nos lo pongan en nuestras respectivas lápidas cuando muramos.

La otra razón tiene que ver con un amigo con el que hablaba el otro día y al que recomendé la canción de Klaus and Kinski, que, como podéis ver, me tiene obnubilado. Me confesó con vergüenza que la original le encantaba, a lo que yo le contesté que, por supuesto, a mi también, que estas cosillas son la sal de la vida. La gente que sabe apreciar estos detalles, la que se divierte con estas polladicas, es la gente que mola y la que nos gusta. Ya he dicho que no me fio nada de los serios, de los intelectuales sesudos y de los profundos; fus, fus.

Pues ea, dedicada a José y a Cesc, que ha quedado demostrado que molan mucho. Bueno, y para Bea también, que hace poco que la pinchó en su blog, que no creas que no me acuerdo.

Mystic fue unos de los muchísimos grupos que surgieron con la explosión del Eurodance allá por los años noventa; bandas de una sóla canción o, como dicen los ingleses "one hit only". Detrás de ellos estaba Simon Cowell, un productor que ha acabado siendo jurado del American Idol, y que ha puesto de moda lo de ser borde con los concursantes y todas esas idioteces tan aburridas; digamos que es una especie de Miqui Puig (agg) inglés. Pero antes de eso se inventó a la gran Sinitta, a Take That, a Las Tortuga Ninja o a los Teletubbies (no es coña). También es responsable de Il Divo, por lo que, sin duda alguna, este señor se merece arder por combustión espontánea o , en su defecto, en un auto de fé, estilo inquisición.

3 comentarios:

o!h dijo...

ajaja! me encanta! qué petardo! Quién no ha bailado esto por dios? viva. vivaaaa

Beatriz dijo...

Jejejeje, me encanta no ser la única demoña. Esta canción son mis 15 años! Besitos

norteuropa dijo...

Madre mía. Qué maravilla. Tenemos que registrar el epitafio, que luego nos lo roban. Vamos al amor al ritmo de la noche. Que se queden fritos los valentes y los garcía monteros del mundo. La poesía era esto!