viernes, 7 de noviembre de 2008

Los dedos de Carolina




Cocteau Twins: Carolyn's fingers
A los Cocteau Twins me los descubrió Paqui Almagro, hace muchísimos años, cuando me trajo una cinta que le había grabado su tío, al que le gustaban mucho los grupos raros. Recuerdo que me quedé muerto con la voz de Elizabeth Fraser y con su música, nunca había escuchado nada parecido y, la verdad, no he vuelto a escuchar nada así.
Con los años me he hecho con todos sus discos, rarezas, singles y recopilaciones incluidos, y nunca dejo de escucharlos, resurgen cada poco y vuelvo a retomarlos, con todos los recuerdos que se han ido uniendo a sus canciones, que son muchísimos ya.
Cocteu twins publicaban en la mítica casa de discos 4AD y demuestran que en los años ochenta se hacían muchas otras cosas que las que generalmente se conocen de esa década, música rara y delicada, oscura y llena de luz al mismo tiempo. Las letras son todas de Elizabeth, y lo curisoso es que, la mayoría de las veces, son palabras sin orden aparente e incluso inventadas por ella, lo que hace aún más misteriosa su música.
Sacaron su último disco, Milk and Kisses, hace unos años, pero elizabeth ha seguido colaborando con gente como Massive Attack o Craig Armstrong.
La verdad es que este video es demoño total, muy ochentón raruzo, porque ellos, sobre todo ella son raruzos perdidos, una extraña mezcla entre Boy George, el cantante de Simple Red y algo más. Y ¿de qué va vestida exactamente?
Bueno, esta canción es para Jose (porque además es nuestra). Hemos pasado mucho tiempo juntos esta semana, trabajando mucho, hablando más y sobre todo, y como siempre que estamos juntos, muriéndonos de la risa.

2 comentarios:

norteuropa dijo...

Madre mía. La nostalgia es tremenda. Qué jóvenes éramos. ¿Sabes qué? Que lo seguimos siendo. Y además somos más guapos. Pero aquello que pasó alrededor de los dedos de Carolina, será siempre un tesoro en el que refugiarse. Nada comparable a los años de la calle San Miguel Alta. Hay un poetuzo americano que escribió algo así como que la vejez es un ojo interior. Qué bonito. Yo cuando miro, desde esta vejez recién nacida, te veo a ti la primera vez que viniste a escuchar música a mi casa. Y todo lo que, por suerte, vino después. Hasta hoy.

Pd. Vi tu post la misma noche que me lo dijiste. Que lo sepas. Pero iba muy borracho para decir ná.

norteuropa dijo...

BIENES??????

Como cónsul de la Real Academia en esta página, debo manifestar mi más rotunda repulsa. Me encanta.
mau.