lunes, 24 de noviembre de 2008

Cosas pequeñas






Ladyhawke: My Delirium

Hay días en los que cuesta levantarse, los lunes en especial son muy propicios a esta sensación. A mí, que soy muy de tirar para delante con todo, cuando me pasa recurro a un pequeño truco al que, según Jóse me contó ayer, también recurría el agente Cooper en Twin Peaks, sí, nuestro grado de demoñez es así de fuerte.

Se trata de pensar en algo que, en el transcurso de ese día, sabes que te va a hacer feliz, en algo que seguro que vas a disfrutar y a vivir con alegría. El agente Cooper se hacía pequeños regalos, con la única condición de que debía de ser total y absolutamente consciente de que se lo estaba regalando a si mismo, de que iba a disfrutar ese momento porque se lo merecía y lo quería. En su caso podía ser pedir una porción de tarta de la que más le gustaba en la cafetería del pueblo y disfrutarla y saborearla con lentitud.

Para mí, puede ser saber que voy a ir al cine esa noche, o que me voy a tomar una cerveza con un amigo, o que pongan algo en la tele que me encante, o que voy a ver un nuevo capítulo de Heroes o Perdidos bajado de internet, o que después del trabajo voy a ir a comprarme una camisa blanca, o que voy a hacerme de comer algo que me gusta especialmente. El momento de actualizar este blog, escuchar una canción que me encanta y me tiene obsesionado camino del estudio, el ratito de lectura antes de la siesta, la siesta, ducharme con un gel que me acabo de comprar y que me encanta como huele, ponerme un jersey con el que se que estoy guapo, pueden ser muchas cosas, lo importante es saber encontrarlas, esforzarse en tratarse bien a uno mismo, querer estar contento. La alegría es muy difícil a veces, por eso hay que rastrearla en las cosas pequeñitas, en las que de verdad hacen los días y la vida.

Mi momento de ayer fue trabajar y cenar con Jose en casa, porque mira que nos lo pasamos bien, cualquiera diría que estamos currando.

En una crítica que leí hace poco del disco de Ladyhawke, decían que el que todavía esté en contra del revival del sonido ochentero, que vaya entendiendo y asumiendo de una vez que los ochenta ya son tan clásicos como los sesenta o los setenta, que están aquí para quedarse y que ya no se trata de una moda pasajera. Totalmente de acuerdo, y en el caso de la música de esta chica, más. Creo que poca gente ha pillado tan bien como ella el sonido de estos años y lo ha traducido a la actualidad de una forma tan vibrante. Además, sus lazos con esta época no se quedan en lo musical, ¿no os recuerda el clip al Take On Me de A-ha? Las acuarelas y dibujos vídeo son de Sarah Larnach, y me parecen preciosos.

El álbum de Ladyhawke está lleno de temazos como éste, todas las canciones están bien y no paro de escucharlo y de bailarlo, me encanta!!!!!!

5 comentarios:

norteuropa dijo...

Te remito a barcoenestocolmo.

Esa intro ejercía en mí un efecto de trance. Cooper, el único héroe con el que vale la pena identificarse, además de tener un increíble encanto por entonces, era una espacie de filósofo. memorable su disertación sobre el Tibet, con la que no puedo estar más de acuerdo. Memorable cuando pedía uno de esos maravillosos cafés de Twin Peaks acompañados de tarta de cerezas. Memorable cuando decía (durante toda la serie) aquello de: las lechuzas no son lo que parecen.
Me remito también a Homer Simpson, cuando está viendo Twin Peaks y dice, en pleno tance hipnótico ante las imágines: Fantástico, buenísima... no tengo la menor idea de lo que está pasando...
Eso era lo bueno de Twin Peaks. Por más que querías, no te enterabas de nada.

PD¿Puede una intro ser más desolada, más invernal, más fascinante?
Mi tarta de cerezas de estos días: hacer los bocadillos y caminar al atardecer hacia el centro, a recogerte.

Beatriz dijo...

mi tarta de cerezas de la semana pasada: almorzar un par de sandwiches sentada en el maletero de un allroad mirando al mar.

esta semana aún no ha habido tarta...

angelpop dijo...

Supongo que levantarte, y saber que tu habrás actualizado es ya un claro ejemplo de alegria. Gracias por existir.

Anónimo dijo...

cualquier cosa que diga el agente cooper irá a misa. así como lo que diga lady leño, que también atesora mucha sabiduría. he dicho.

o!h dijo...

Por mucho que tenga que dibujar este finde, mi tarta de cereza de esta semana va a ser pegarme un fiestón contigo el viernes. Guapo!