martes, 21 de octubre de 2008

El Vaso de Plata















Boards of Canada: dayvan cowboy
El domingo, viniendo para Almería en el tren, me leí un libro que me había regalado mi hermano Marcos unos días atrás. El vagón en el que viajaba estaba atestado de gente, hacía calor, había mucho ruido, pero lo que leí consiguió sacarme de allí y situarme en ese espacio casi físico que habitas cuando te deshaces en una lectura así.
El libro es El Vaso de Plata, de Antonio Marí, y son pequeñas historias en torno a la adolescencia de un chaval llamado Miguel. El protagonista es evidentemente el propio escritor y consigue que pases de la sonrisa al llanto y a la emoción en apenas unas páginas. No conocía a este hombre, pero después de leerlo, creo que es una de esas personas que disfuta profundamente la vida, que se detienen en los detalles, que sabe ver más allá de la simple apariencia, que gusta de lo pequeño y que entiende que en lo minúsculo se esconde la verdad de todo.
Reconforta sentir que hay personas capaces de hablarte así.
Para evadirme un poco más del follón que invadía el tren, escuché música de los demoñuelos estos, los Boards of Canada, que también son pura emoción melancólica, sobria y contenida.
El grupete lo forman dos hermanos escoceses y se supone que forman parte de la corriente musical llamada IDM o intelligent dance music. Pues vale.
Esta precisosa canción está en su último disco hasta la fecha, The Campfire Headphase, del 2005, ya les va tocando sacar otro, que les echo de menos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

BoC son sencillamente fascinantes.
como curiosidad, el vídeo recoge el documento real de un salto en 1960 desde más de 30 km de altura de un proyecto militar americano.