sábado, 18 de octubre de 2008

El efecto Chanquete















Kleerup Feat Titiyo: looking for lullabies
Esta tarde he visto una película en la tele, cosa que hace mucho tiempo que no hacía. Y es que resulta de que, a mí, que me gusta tantísimo el cine, que me pirra ir a ver casi lo que sea a una sala de cine, que vivo la emoción de toda la experiencia, desde que eliges lo que vas a a ver hasta que se encienden las luces y sales, me da una pereza horrorosa pensar en ver una peli en la tele. La sóla idea de que me voy a pasar dos horas de mi vida enfrente del televisor me da repelús, no porque no me guste verla, que ya expliqué aquí que todo lo contrario, no es eso, es, no se, pereza mental, aburrimiento conceptual.
La diferencia es que la peli de hoy la he visto con mi madre, y eso es toda una experiencia. Mi madre no se limita a ver la película tranquilamente, no, ella pregunta, comenta cada escena, habla con los actores, se indigna, se parte de la risa, llora, en resumen, es una de las personas que conozco que más vive el cine. Y luego, además, junto a mi padre, se ve prácticamente toda la cartelera, sin ningún tipo de prejuicio. Hace poco fueron a ver Into the wild, la de Sean Penn, y alucinaron; me la recomendaron encarecidamente. Al igual que Kung-Fu Panda, que también les encantó. Eso es el eclecticismo, sin poses, sin tonterías, ser capaz de disfutar de todo y encima decirlo.
Por cierto, la peliculita era Largo Domingo de Noviazgo, la de Amelie (actriz con el efecto Chanquete) del director de Amelie. Hemos llorado los dos comos los perros.
Hace unos meses estuve muy enganchado a "With Every Heartbeat" una canción cantada por Robyn (telonera de Madonna en su última gira por Europa) y creada y producida por un tal Kleerup. Pues resulta que este buen hombre acaba de sacar un disco homónimo del mismo nombre. Nombre que a mi me recuerda a una marca de tomate frito o así.
La crítica que le han hecho al album en el EP3 de ayer dice lo siguiente: "Aunque revele su faceta de productor novel repitiendo su ingeniosa fórmula una y otra vez, sus teclados in crescendo sobre bases italo disco y euro house de los primeros noventa están al servicio de melodías inspiradas y emocionantes". Pues sí, es verdad, son canciones muy chochis (chochis de calidad, que en todo hay categorías) con descarga emocional asegurada. Ya lo dije, los noventa han vuelto, y en música es donde primero se notan las modas. Será nostalgia adolescente, pero a mi me encantan.
Para el disco ha contado con un montón de cantantes suecas de las que me pirran. Si no fuese español me encantaría ser sueco, de ahí sale lo mejorcito, Ikea, H&M, Abba, The Knife...
Por cierto ¿Qué clase de nombre es Titiyo?

No hay comentarios: