miércoles, 22 de octubre de 2008

Desmayarse














Ladyhawke: Dusk till Dawn
Ayer, por lo visto, hubo un terremoto aquí, con epicentro en el Mar de Alborán (que bonito nombre para un mar), que tuvo hasta 38 réplicas; toma ya. Yo, que tengo un grado de ceporrez inusitado, no me enteré absolutamente de nada, de ninguna de las 38 veces. Y es que mi capacidad para dormir es asombrosa. Como decía Aitor, yo no me duermo, me desmayo. Una vez que me meto en la cama, tardo en dormirme unos 30 segundos aprox, en dormirme del todo, me refiero. Es uno de mis super poderes inútiles y absurdos. Y eso que de niño lo pasaba fatal, porque me cagaba de miedo con todo lo que veía en la tele y en las películas. Mi madre la pobre pensaba que me daban miedo los cacos, y me convencía de que no podían entrar en casa y tal ¿cómo podía explicarle que a mí, lo que me asustaba, eran los zombies, los espíritus, los vampiros y demás? No se imaginaba de lo majara que estaba su niño.
Ladyhawke, from Wellington, New Zeland, acaba de sacar un disco enterito, después de publicar un par de singles estupendos, de los cuales pinché un clip hace tiempo. El disco está llenito de temazos de inspiración ochentas y noventas, de bases electrónicas y de melodías pegadizas.
Me encanta el cutre vídeo a lo thriller, y el bailecillo que se marca en la cocina, así, en plan lacio, como bailo yo.
El 5 de diciembre toca en Barcelona, ay, como me encantaría de ir.

No hay comentarios: