jueves, 25 de septiembre de 2008

La primera piedra















The Arcade Fire: Rebellion (lies)
Esta mañana he estado por primera vez en la puesta de la primera piedra de una obra. La obra es la de un concurso que ganamos en el estudio hace tiempo, de un edificio tochaco y promovido por el ayuntamiento, consejerías varias y bla bla bla. Entre políticos, secretarios de políticos, periodistas, gente de la constructora, de la promotora privada, periodistas y despistaos, estábamos allí el ciento y la madre. El temita trata de coger una urna metálica en la que se mete un par de periódicos del día, monedas varias, las banderas de España y Andalucía y algo más (¿pelo del alcalde en cuestión? no se), se entierra, todo el mundo, empezando por el alcalde, le echa una paletá de tierra encima, se hacen fotos, se explica un poco el proyecto y todos para casa.
Estas cosas son como sketches de Muchachada Nui, todo es super cutre, los cargos del ayuntamiento son a cada cual más gambitero, las secretarias y secretarios son pa verlos, los periodistas son de cuarta regional y te preguntas ¿para hacer la tontá esta es necesaria tanta gente? Y así es España, nos gustan los actos, el folclor, el panderetón, que nos hagan una fotico para ver si mañana salimos en el periódico; somos un país de figurantes.
La urna, por cierto, luego la desentierran y se la llevan para hacer el mismo acto en otra obra. Que pena, yo que me había hecho la ilusión de que dentro de 3000 años, unos arqueólogos descubriesen la urna y comprobasen lo absurdos que éramos. Una lástima.
Me ha mandado Paco hoy un correo con un enlace a un vídeo del youtube donde se ven a los Arcade Fire tocando su Neon Bible en un ascensor. Bueno, es muy curioso, pero no lo voy a poner, aunque me ha dado la idea de pinchar alguna de las maravillosas canciones de este grupo al que idolatro.
The Arcade Fire son de Canadá (hay paises donde la música es increible) y hacen canciones con una alegría de una melancolía brutal. Siempre que los escucho lo hago con una lagrimilla a punto de saltar del ojo, como cuando nos acordamos de un momento intensamente feliz que sabemos que no volverá jamás. Arcade Fire hacen canciones del paraiso perdido. Y luego lo raruzos que son ellos, que siempre es un plus.
No se si Lete lee esto, pero también me acuerdo de él cuando escucho a los Arcade, porque fue él el que me los descubrió. Si ves esto, saludos y un abrazo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

vaya chusquerío. se llevan la urna a otro sitio? psché.
en las que yo he estado también echaban dentro una copia del proyecto, supongo que por aquello de que los arqueólogos tuviesen algo donde agarrarse en un futuro (dominado por otra parte, por la raza de súperpalomos, no lo olvidemos)

O!h dijo...

me encanta que se lleven la urna! esta idiosincrasia española...
además, pensémoslo; seguro que si no se la llevan ellos, otros la robarían!

Beatriz dijo...

Pues luego vivirás el momento "cortar la cinta" para inaugurar el edificio. Aquí mi concejal de urbanismo canta el himno de andalucía y todo, cual tontico de feria. Los políticos de tercera y los periodistas que le siguen son de otra raza, pero de cucarachas. Besitos.