sábado, 13 de septiembre de 2008

Estación desconocida















Algora: Paraaguas
Toca fin de semana tranquilo, que me hacía falta, tanto ir de aquí para allá todo el rato me tiene un poco majara. Me he quedado en Almería, trabajando un poco, porque no me queda otra, disfrutando de mi casita, dando paseos al lado del mar e intentando alquilar una bici, que parece que no, pero según y donde, es difícil. Por cierto, si alguien tiene una y no la quiere, que me la venda, plis. A veces, un par de días egocéntricos vienen de maravilla.
No me quedaba más remedio que poner este vídeo hoy. Primero porque me encanta Algora, él y su música, segundo porque Aitor lo ha descubierto y anda emocionado perdido con el disco y tercero por el de la guitarra; sobran explicaciones.
El pobrecillo de Aitor está de guardia casi todo el fin de semana, ahí, viendo ojos sin parar, metido en un macro hospital de arriba para abajo. Menos mal que está guapérrimo con su pijama y su batita blanca, bueno, él está guapérrimo siempre, pa que voy a decir otra cosa.
La canción para tí, a ver si ves esto en un ratito que saques entre retina y cuerpo extraño. Ah, y fíjate bien en la letra, porque es muy fuerte.

3 comentarios:

O!h dijo...

los pelos como escarpias

Anónimo dijo...

Yo si quieres te regalo mi bici, aunque alguien me ha robado el sillín!!! Así es Donosti, no sé si la gente es mangi o insinuan que debo animar mi vida sexual ¡¡Cómo me hubiera gustado estar contigo en ese fin de semana egocentrico en Almeria!!
Un beso muy gordo

Anónimo dijo...

El guitarra no es pa tanto y ade4más el ano-rexico maquillado lo eclipsa y colapsaq por completo, de todas formas me ha encantao