martes, 16 de septiembre de 2008

50 castañas















Santogold: Lights Out












Hoy está la Madonna en Sevilla. Yo no voy a poner un vídeo de ella, porque sería demasiado obvio, y aunque muchas veces hay que serlo, ahora no es el caso.
Madonna nos gusta, pero hay una sensación extraña con ella. A mi me parece un puntazo, por tener 50 castañas y seguir ahí, en la brecha, cantando (o algo), bailando, tomando te verde y matándose en el gimnasio, por haber sido la ídola indiscutible de toda una generación de gayers orgullosos de serlo, de inconformistas y de absurdos en general, por haber hecho cancionzacas como el Like a Prayer, el True Blue o el Hung up, por tener esa hija tan guapa y tan uniceja, en fin, por tantas cosas. Pero al mismo tiempo, Madonna cae como el culo, se la ve mala a lo lejos, chula, chunga, manipuladora, loca del coño, insufrible, coñaza; insoportable en una sóla palabra.
En fin, cuando en mi adolescencia torturada y extraña veía una y otra vez sus conciertos, soñaba con poder verla algún día en directo. Hoy sé que se me ha escapado la última oportunidad para ir a un espectáculo suyo, porque no creo que la pobretica mía de pa mucho más, demasiado hace. Bueno, Valle y Guada han ido y ya me lo contarán todo con pelos y señales, eso si los maricas enloquecidos no las aplastan en una abalancha, claro.
Santogold no es Madonna, ni falta que la hace. Pero no hubiera sido lo que es si no hubiese existido la Ciccone, que todo hay que decirlo.
Ya puse algún vídeo suyo y ya comenté que me encanta, todas las locatis con estilismos imposibles me gustan, más si es una negra teñida de rubio, que es el colmo del mal y del buen gusto estético mezclado en uno. También me encanta que salga en todos sus vídeos con las dos negronis de las Ray Ban Wayfarer ¿guiño a Madonna, quizá? Yo lo apunto, luego cuando lo diga algún moderno os haréis los sorprendidos, seguro.

3 comentarios:

angelpop dijo...

Toc toc, estás ahí?

Beatriz dijo...

desde q pusite el primer video de santogold soy fanpérrima. tol verano en ipod, en trenes y aviones.

Anónimo dijo...

Que raruza es, ay madre!!! es como una negrona grande del bronx a la que hubieran liposuccionado en extremis, se le ve una bola que no veas.