miércoles, 20 de agosto de 2008

La Pantoja de Reikiavik

Hercules and the love affair: You belong

La noche y madrugada del viernes al sábado pasado estuve en el Festival Ola, como ya había anticipado aquí hacía tiempo. Os cuento un poquito como fue, lo que más me gustó, menos y todas las cositas.
La compañía no pudo ser mejor: Paco, Ángel, Cristina, Kathy y Jose, aunque también andurreaban por allí Aitor and friends y muchas caras conocidas que me estuve cruzando toda la noche. Mucha moderna, muchas Ray ban Wayfarer (o imitación), no demasiado desfase, aunque bastante, y muy buen ambiente. Eso sí, la proporción de maricas aquí subía al 50%, que barbaridad, en estas cosas, nos reproducidos por esporas. Me resultó muy curioso que todos y todas íbamos igualitos, camiseta más o menos original, pantaloncitos cortos y zapatillas; muy modernos pero muy borregos. El recinto bastante bien, los escenarios bien, aunque todo tenía un toque como de segunda división que tenía su gracia.
Lo que vimos, por orden:



- My Brightest Diamond: una tía loca y pava con una guitarra, sin más.


- Jape: descubrimiento total, dublineses, el directo sonaba mejor que el disco que me bajé después.


- MGMT: pelín decepcionantes, un directo muy confuso, demasiado amasado todo y un poco lento. Lo arreglaron al final, tocando seguidas Electric Feel, Time To Pretend y Kids, que fue un momento muy de catarsis colectiva. Tienen que curtirse en directo.


- Goldfrapp: vimos la mitad, porque nos esperaban Ratatat en otro escenario y a la misma hora, que fue uno de los engorros del tema. Allison salió vestida de Caponata, cantó Utopía la primera y luego casi todo el disco nuevo, que es un poco lacio pero chulo. Ella muy loca, descalza y en plan gorgoritos todo el rato. Los que lo vieron entero dicen que estuvo muy bien.


- Ratatat: alucinantes. Tras tíos con un teclado, guitarras y cachivaches varios. Pura energía, se crecieron mucho en el escenario y el sonido te dejaba clavado en el sitio. Nos gustó mucho a todos.


- La Björk: bueno, esta mujer, con todo lo loca y lo pesada que es, es una monstrua. Pertenece a esa especie de artistas que se lo comen todo. La tía tiene unas tablas que tira para atrás. Salió vestida de espantaja de los melones (lo que es) con una especie de tela rosa brillante llena de volantes y un bolsito amarillo que no paraba de menear todo el rato. Su voz imponente, la música muy trabajada, los instrumentos raruzos preciosos, inquietantes y magnéticos, como la Reactable, una especie de mesa luminosa, inventada en Cataluña, a la que se le van poniendo piezas encima que van reaccionando con sonidos y vibraciones entre ellas; acojonante. Tocó canciones de todo su repertorio, dejó contento a todo el mundo y el final, que fue además el final de su gira, fue una locura, con todas las trompetistas que llevaba botando por el escenario, con fuegos, papelitos que volaban y mucho desfase. Un diez para la mongola.


- Massive Attack: vimos muy poquito porque estábamos muertos y tocaba reponer fuerzas para luego seguir. De todas formas, un poco muermos, todo hay que decirlo.


- Digitalism: bien, como estar en una macrodiscoteca de electro, todo pregrabado y muy rápido. Un poco chin pon.


- Junior boys: De lo mejorcito. Un señor gordo con pinta de funcionario de correos y su colega, cantando y tocando canciones muy chulas, con mucha clase y muy bien interpretadas.


- Editors: un grupete más que copia a Interpol, que a su vez copian a The Smiths y a Joy Division. Aburrido.


- Hercules and the love affair: personalmente de lo que más me gustó. Se notaba la falta de Anthony, claro, pero hicieron un concierto muy divertido, sin pausas, con mucha trompeta, mucho teclado y mucha percusión. La chica chiquitita lesbiana (peinada como las SALT and Pepper) y la trans, que era espectacularmente impresionante, eran un puntazo. Yo no paré de bailar como un descosido desde el principio hasta que acabaron.


- Soulwax: estaba ya medio muerto, no me enteré mucho.


- Cut Copy: me encantan, pero empezaron el concierto cuando llevábamos casi 12 horas en la brecha. Además se equivocaron al programarlo en la carpa cerrada, porque tenían demasiada potencia y te volvías loco allí dentro. Me dio penita, pero escuchamos 4 canciones y nos fuimos.



Por lo demás, vimos una cancioncita de Saint Ettienne, Otra de Kula Shaker y nada de Starsailor; algo había que perderse.
En resumen muy bien, fue una experiencia muy bonita y muy emocionante y es lo que le decía a Paco en algún momento de la noche, no se que tiene la música en directo que desprende tanta energía y tanta emoción, el caso es que a todos nos encantó y yo repito el año que viene si lo hacen.

Me perdonáis que la entrada haya sido un poco más larga hoy, pero esto va de música y un acontecimiento así se lo merecía.

2 comentarios:

O!h dijo...

Genial el reportaje :)))
Qué penica me dió al final no haber ido. Me hubiese encantado botar con vosotros en MGMT!!

Otro año será....
Besitos

Anónimo dijo...

suscribo casi todo, salvo en lo de Hercules and... que me parecieron un poco charanga del tio honorio en plan modelno. pero el balance final es muy bueno, sí señor.
quizás el problema sea que todos los grupos eran demasiado homogéneos al final de la noche, y claro, tras tantas horas de aquí para allá, acabas un poco saturado.
vaya, creo yo.